Descripción

El propóleo o resina de abeja, es una mezcla resinosa que producen las abejas melíferas al mezclar, la saliva y cera de abejas, con el exudado recolectado de yemas de árboles, flujos de savia u otras fuentes botánicas. Se le usa como sellador para huecos no deseados en la colmena. Las abejas recolectan y metabolizan los propóleos, luego alinean sus colmenas para protegerlas. Es muy eficaz, el interior de la colmena de abejas resulta ser más seguro que la mayoría de las salas de operación.

Historia

El propóleo ha sido conocido durante siglos. Los antiguos griegos, romanos y egipcios estaban al tanto de las propiedades curativas del propóleo y lo usaron ampliamente como medicina. En la Edad Media, el propóleo no era un tema muy popular y desapareció su uso en la medicina general. Sin embargo, el conocimiento de las propiedades medicinales del propóleo sobrevivió en la medicina popular tradicional. El interés por los propóleos volvió a Europa junto con la introducción de las teorías renacentistas. Fue hasta el siglo pasado, que los científicos han podido demostrar que el propóleo es tan activo e importante como lo pensaban nuestros antepasados. La investigación sobre la composición química de los propóleos comenzó a principios del siglo XX y continuó después de la Segunda Guerra Mundial. Los avances en los métodos analíticos cromatográficos permitieron la separación y extracción de varios componentes de los propóleos. Al menos 180 compuestos diferentes han sido identificados hasta ahora.

Propiedades

El propóleo es el punto de muchos proyectos de investigación científica que rodean sus propiedades curativas. Como antimicrobiano, los estudios científicos preliminares muestran que algunos tipos de propóleos tienen actividad antibacterial y antimicótica in vitro y, es por eso que puede ser muy eficaz para combatir el acné. El propóleo también es conocido en la ciencia como un antioxidante, un emoliente y se está estudiando para el tratamiento del cáncer de piel y la prevención del cáncer. El propóleo se usa comúnmente por sus capacidades curativas, antisépticas y restauradoras. El propóleo ayudará a equilibrar, sanar y aliviar la piel problemática. Eso también acelera el ritmo de crecimiento celular y descongestiona los poros. El propóleo protege en contra de las bacterias y funciona como un gran agente antiinflamatorio.