Descripción

La manteca de cacao es uno de los ingredientes especiales que utilizamos para nuestros jabones naturales que tiene un atractivo especial. También llamado aceite de teobroma, la manteca de cacao es una grasa vegetal comestible de color amarillo pálido extraída del grano de cacao. Se usa para hacer chocolate, así como algunos ungüentos, artículos de tocador y productos farmacéuticos. La manteca de cacao tiene un sabor y aroma a cacao. Su atributo más conocido es su punto de fusión, que se encuentra apenas por debajo de la temperatura del cuerpo humano. Además de ser usado para hacer chocolate, también se le usa muy a menudo en lociones para la piel, en brillos y lápices labiales, y en otras pomadas de belleza. Por eso es imposible no amarlo, confesamos que lo amamos.

Historia

El árbol del cacao ha existido desde los albores del hombre. Los primeros registros sobre el árbol de cacao se remontan a antes del año 1000 a. C. Los nativos sudamericanos fueron los primeros en usar el árbol del cacao. Pero las civilizaciones maya y azteca fueron las mayores consumidoras del chocolate. Se convertiría en el elemento básico de la civilización maya. Los mayas fueron la primera civilización en cultivar el árbol de cacao. Los mayas lo llamaron Xocoatl y es una leyenda común que el grano de cacao fue un don sagrado de los dioses mayas y aztecas. Los granos de cacao también se usaron como moneda de la era en la civilización maya.
Aunque Colón encontró primero el grano de cacao, cuando Hernán Cortés visitó y conquistó a los aztecas, trajo el chocolate a Europa. Desde allí, los árboles de cacao europeos migraron lentamente al este, hacia los países orientales. Pronto, la plantal de cacao y la bebida de chocolate fueron un manjar internacional. Entre los años 1500 y 1700, la moda del chocolate arrasó a Europa. El chocolate se hizo tan popular, que el Papa Pío V declaró que beber chocolate no rompía las reglas de un ayuno. En 1570, se comenzó a usar el chocolate como medicamento, e incluso como afrodisíaco. Las casas de chocolate se hicieron populares en Inglaterra. La manteca de cacao no se usó realmente como linimento hasta 1828, cuando un científico llamado Conrad Von Houten inventó la prensa de cacao. La prensa de cacao extrajo un chocolate más puro. Sorprendentemente, el único país que tuvo dificultades para aceptar el chocolate fue Francia. El tribunal francés no confiaba en la bebida extranjera e iba a prohibir la importación del grano de cacao. La prohibición fue levantada únicamente por el mandato de la reina, Ana de Austria. Más tarde, la corte francesa cambiaría su opinión.
Los primeros dulces de chocolate fueron producidos durante la Primera Guerra Mundial. Los soldados necesitaban energía rápidamente y el chocolate brinda energía de inmediato. El chocolate dulce fue diseñado para que los soldados pudieran llevar ese impulso de energía con ellos. Hoy en día, el chocolate sigue siendo uno de los consumibles más populares que se fabrican. El ejército de los Estados Unidos incluso provee chocolate en raciones. La manteca de cacao es tan popular como el chocolate.
Sólo recientemente se han revelado las propiedades medicinales de la manteca de cacao. Ahora, millones de personas usan el cacao para curar su piel o tan solo para relajarse. Y eso nos lleva a…

Propiedades

La manteca de cacao tiene varias funciones, efectuando todas ellos de forma casi perfecta. En primer lugar, la manteca de cacao es alta en antioxidantes, que ayudan a combatir el daño de los radicales libres en la piel. Los radicales libres pueden causar envejecimiento de la piel, manchas oscuras y piel opaca. Proteger su piel del daño de los radicales libres es una necesidad si quiere mantenerla sana y con aspecto juvenil. La manteca de cacao también es antiinflamatoria, que es otra forma de ayudar a que su piel resista los estragos del tiempo y también tiene fama por ayudar a sanar las cicatrices. Con un alto contenido de ácidos grasos, hidrata a fondo la piel, lo que la convierte en un complemento maravilloso para las cremas hidratantes y los bálsamos labiales. Contiene ácidos oleico, palmítico y esteárico, todos los cuales nutren la piel.