Descripción

La leche de cabra es uno de los ingredientes confirmados por sus propiedades en las épocas más antiguas y recientes. La mayoría de los centros de SPA en Europa y América han introducido la leche de cabra en la lista de ingredientes empleados en los tratamientos, y también la hemos elegido para nuestros jabones naturales, fundamentados en sus múltiples propiedades como medicina natural.

Historia

La evidencia arqueológica nombra a la cabra como el primer rumiante cazado por el hombre. Los vestigios encontrados en el territorio del actual Irán muestran que este animal se crió para la ordeña hace al menos 10 000 años. Durante esa época, la gente tuvo la revelación de sus propiedades medicinales, explotadas intensamente en Egipto y en la antigua Grecia. Los egipcios consideraban la leche sagrada de cabra como un regalo para los dioses y los aristócratas egipcios la usaban interna y externamente como un elixir de la juventud y la belleza. Cleopatra, siempre consciente de lo que estaba ocurriendo en el campo, usó leche de cabra para mantener la suavidad y tersura de su piel para que se viera bien en los grabados. E Hipócrates, el famoso doctor de la antigüedad, llamó en sus obras a la leche de cabra como un "líquido milagroso" y una"esencia sanadora", recomendándola como una medicina para enfermedades pulmonares graves, así como para las de tipo degenerativo.

Propiedades

En la sección de "habilidades" la Hoja de Vida de la leche de cabra es impresionante, son varios los motivos por los que la contratamos como un ingrediente en nuestros jabones naturales. Contiene vitaminas A, B, C, E y una co-enzima Q10, ideal para combatir el envejecimiento de la piel. El rico contenido de vitaminas hidrata y suaviza la epidermis, mejora su elasticidad y mantiene su pH natural. También tiene propiedades antibacteriales y es rica en ácido láctico, que ayuda a exfoliar profundamente la piel. Tiene propiedades antibacteriales, antialérgicas y combate con éxito los radicales libres. También se recomienda para tratamientos anticelulíticos. La leche de cabra o los cosméticos que contienen este tipo de leche son aceptados incluso por las pieles más sensibles, ya que efectivamente nutren y dan vitalizan delicadamente a la piel.