Descripción

Obviamente, si alguien necesita una descripción del café, tendrá que leer esto acerca del café. Pero esto no se trata de la bebida, no se trata del café para llevar. Se trata de café que se queda. Porque hay más en la bebida mágica que nos impulsa a seguir. Y no estoy hablando del azúcar. Estoy hablando de las propiedades mágicas que este ingrediente especial nos convenció para agregarlo a nuestros jabones naturales.
En primer lugar, es bueno saber que la palabra “café” llegó al castellano de la palabra del árabe “qahwah”. Y los árabes parecen haber tomado el nombre de un reino medieval en Etiopía llamado Kaffa. Así que el café estaba destinado a ser compartido desde el principio.

Historia

El origen y la historia del café se remontan al siglo X, y posiblemente antes, con varios registros y leyendas sobre su primer uso. Se cree que el origen nativo (silvestre) del café fue Etiopía. La evidencia fundamentada más temprana sobre el consumo de café o del conocimiento del cafeto es del siglo XV, en algunos monasterios de Yemen. Para el siglo XVI, había llegado al resto del Medio Oriente, al sur de la India, Persia, Turquía y el norte de África. El café se extendió luego a los Balcanes, a Italia y al resto de Europa, al sudeste asiático y luego a América.

Propiedades

El café no es solo un amigo que le da a usted un impulso cuando lo necesita, sino que es un ingrediente especial que hace que la piel lo considere también como su amigo. Aquí hay algunas razones por las que lo incluimos en nuestros jabones naturales. Primero, es una rica fuente de antioxidantes, que protege su piel y refuerza sus defensas naturales. También la protege de los rayos solares fuertes y puede dar protección en contra los rayos UV cancerígenos. Debido a sus cualidades que hacen notar la reparación de tejidos, el café desempeña un papel crucial en la regulación del crecimiento de las células, lo que conduce a la retención de la hidratación, retenida y aumenta la elasticidad de la piel, haciendo que la piel sea más suave y brillante. El café también mejora la circulación, lo que conduce a una piel sana y energizada, disminuyendo de forma eficaz la hinchazón de los tejidos y las áreas de la piel que se hinchan, actuando como un gran exfoliante. El café también ayuda a tensar la piel y también a atenuar la apariencia de la celulitis.