Descripción

El aceite de coco, o aceite de copra, es un aceite comestible extraído del interior o de la pulpa de cocos maduros cosechados de la palma de coco (Cocos nucifera). Los principales nutrientes en el aceite de coco son dos ácidos: El ácido láurico (también se encuentra en la leche materna) y el ácido cáprico, es un aceite muy estable, difícil de oxidar por su contenido en grasas saturadas.

Historia

El aceite de coco se ha empleado durante miles de años. Una gran cantidad de fuentes documentadas demostrarán que es ampliamente usado como fuente alimenticia y medicinal por pueblos de diversas culturas en todo el mundo. Los nativos de Papúa Nueva Guinea han estado usando aceite de coco virgen durante siglos, para usarlo como hidratante de piel, tratamiento capilar, tratamiento de enfermedades y lesiones, para cocinar, para aplicarse en heridas y moretones. En la India el aceite de coco se ha usado como una práctica de medicina “alternativa” durante 5 000 años, declarando que es su medicina tradicional. En Indonesia, las mujeres aplican aceite de coco en el cabello y el cuerpo para mantener el cabello y la piel saludables. También se le usa para cocinar. En las selvas costeras de Centro y Sudamérica, los curanderos tradicionales usan aceite de coco para nutrir a los enfermos y devolverles la salud.

Propiedades

La ciencia médica moderna ha descubierto que el aceite de coco en realidad puede proteger contra las enfermedades cardíacas, diabetes, cánceres, enfermedades hepáticas y renales, osteoporosis, caries dentales e infecciones en la piel. El aceite de coco se usa con éxito en la industria alimentaria, pero también en cosméticos. Se usa especialmente para hacer cremas, lociones corporales, mascarillas y acondicionadores para el cabello, etc., porque es muy bueno para pieles sensibles y resecas. Contiene un alto porcentaje de antioxidantes que previenen el envejecimiento de la piel y es un filtro natural a los rayos UV. Combinado con otros aceites vegetales (aceite de oliva, aceite de palma, soya, aceite de ricino), ayuda a obtener un jabón vegetal 100% hermoso: fuerte, hidratante, que hace una espuma rica incluso en agua fría y limpia la piel, el aceite de coco protege y cuida al mismo tiempo. El aceite de coco forma parte de los productos diseñados específicamente para personas con manos resecas, agrietadas, deshidratadas, irritadas e hinchadas, humecta y suaviza la piel, elimina la piel reseca, es un buen exfoliante, calma las irritaciones y disminuye el proceso de envejecimiento de la piel. Tonifica y embellece la piel, le da un brillo como pocos productos. El aceite de coco es el limpiador ideal para todo tipo de piel, incluso para las pieles grasosas, porque elimina de forma delicada la suciedad, e incluso los productos de maquillaje resistentes, por lo que tendrá una piel limpia, pero también hidratada.