Descripción

Se cree que el árbol de Argán se originó en un pueblo llamado Argana, que se encuentra al noreste de la ciudad marroquí de Agadir. El árbol de argán crece en forma silvestre en la región suroeste de Marruecos, donde estos árboles cargados de frutos carnosos son el objetivo favorito de las cabras nativas. El aceite de argán es un aceite vegetal producido a partir de los kemels de ese árbol de argán y los marroquíes lo usaban como salsa en el desayuno o como aderezo en el cuscús o la pasta. También se le usa para fines cosméticos. De lo contrario este relato estaría en un blog de cocina.

Historia

Desde antaño, los marroquíes han estado usando aceite de argán como crema hidratante para la piel y como acondicionador para el cabello.

Los Fenicios en 1550 a. C. han registrado el uso de aceite de argán por los lugareños para curar y embellecer sus cuerpos. En 1510, el explorador africano Leo Africanus se encontró con el aceite de argán cuando estaba viajando por todo Marruecos. Desde ese entonces, el aceite fue introducido en Europa donde solo los ricos y la clase acomodada tenía acceso a este aceite caro, raro y exótico.

Hoy, incluso después de 3 500 años, las mujeres bereberes del sur de Marruecos son conocidas por sus belleza exótica. Y su secreto es aplicarse con regularidad este precioso aceite dorado en sus rostros, uñas, cabello y cuerpo.

Propiedades

A menudo llamado “oro líquido”, el aceite de argán es extremadamente rico en nutrientes benéficos, incluidos los ácidos grasos y la vitamina E. Sus propiedades lo hacen particularmente benéfico para el cabello y la piel, lo que lo hace una opción cosmética popular para muchas celebridades. Sin embargo, no es solo para los ricos y famosos, cualquiera puede obtener los beneficios del aceite de argán para su cuerpo.
El aceite de argán se usa más comúnmente como un humectante en la piel para hidratar y suavizar la piel, es el producto ideal para dar un toque natural a la piel. Se absorbe fácilmente y no es grasoso ni irritante, lo que lo convierte en un excelente humectante natural. El aceite de argán no solo actúa como un humectante eficaz, sino que también le da a la piel un brillo juvenil, y disminuye la visibilidad de las arrugas. Su efecto antioxidante hace que el aceite de argán sea el producto ideal en contra del envejecimiento. Restaura la elasticidad y deja la piel más tersa y suave. La vitamina E y los ácidos grasos en el aceite de argán son excelentes para reparar la piel maltratada y proveer los nutrientes que prevendrán una mayor sequedad e irritación. El aceite de argán también contiene ingredientes que alivian a la piel.