Descripción

La almendra es una especie de árbol originario del Medio Oriente, del subcontinente indio y norte de África. La almendra es también el nombre de la semilla comestible y ampliamente cultivada de este árbol. Actualmente, las almendras son consideradas como los frutos secos más nutritivos del planeta. Sus granos también son valiosos, que en su prensado en frío se obtiene un aceite vegetal con múltiples propiedades.

Historia

El aceite de almendra se ha usado desde la época de Cleopatra, desde la antigua China y la India hasta Grecia y Persia, para fines cosméticos y medicinales. Fue usado para tratar pieles secas, eccemas o psoriasis. En la India, se ha incluido en la medicina ayurvédica durante 5 000 años, se recomienda para el cuidado de la piel y el cabello, pero también para el consumo doméstico. También lo encontramos mencionado en los libros de texto de medicina medieval. Discordes, autor de Materia Médica, lo recomienda como un remedio para más afecciones, incluyendo la mejoría en la actividad cerebral.

Propiedades

El aceite de almendra es deseable, no solo para el consumo interno, sino también en la industria cosmética para la preparación de mascarillas, aceites corporales, cremas faciales e incluso fórmulas de jabón natural. Es un emoliente natural, que brinda elasticidad a la piel y la protege activamente contra la deshidratación. También tiene la propiedad de ser nutritivo, nutre todo tipo de piel y contribuye a su regeneración, además de que mantiene la integridad de su barrera protectora natural.

El aceite de almendra tiene una viscosidad baja y se absorbe rápidamente, por lo que es la primera opción entre las mejores alternativas para aceites de masaje, mantenimiento de la piel y del cabello. Debido a la generosa composición química, el aceite de almendra es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, para la prevención o el alivio de las arrugas y las estrías. Incluso desde la primera aplicación, vigoriza y nutre a fondo la piel, dándole flexibilidad, suavidad y brillo. Los ácidos grasos funcionan con éxito en las áreas irritadas, aliviando la picazón, acelerando el proceso de sanación de heridas sin dejar cicatriz. Con una textura tan fina, el aceite de almendra también se usa para hidratar la delicada piel debajo de los ojos para prevenir arrugas. Al usarse con regularidad, o en diversos productos para el cuidado corporal, el aceite de almendra mejora en gran medida la elasticidad y la calidad de la piel, por lo que es ideal para la delicada piel de los bebés.